Bebes acompañados

En este taller ponemos en manos de los más pequeños el más natural y mejor de los juguetes: la arcilla.  Jugando con la arcilla estimulamos los sentidos y, a través de estos, se produce el aprendizaje. Facilita el buen desarrollo de la psicomotricidad fina, moviendo manos, dedos  y músculos. Además da salida a emociones y sentimientos, permitiendo que el bebé se exprese de esta manera fortaleciendo su afectividad. El bebé encuentra en el manejo de la arcilla un medio de comunicarse con los que le rodean.

REF: 1 // Stock: Disponible